aprende-a-cultivar-patatas-en-tu-jardin.jpg

Plantar patatas.jpg

Si plantar y cultivar es algo nuevo para ti, nada mejor que comenzar con las patatas. Si, los tubérculos son muy sencillos de plantar y son perfectos para dar nuestros primeros pasos como amantes de la jardinería y la huerta.

Además, es innegable el encanto que tienen las verduras y frutas criadas en nuestro propio hogar, ¿verdad? Son más sanas y saludables que cualquiera que podamos que conseguir en el mercado, y lo más importante es que estarán cultivadas con amor.

No hace falta tener un gran jardín para cultivar patatas. Con tan solo una maceta o un espacio pequeño es suficiente, y lo cierto es que es un procedimiento muy sencillo. A continuación te contamos como hacer para cultivar tus propias patatas.

Diez días antes de sembrar, pon las papas en un lugar cálido donde reciban mucha luz, para que empiecen a salirles brotes. Una vez que los brotes están fuertes y duros, perfora en el cubo un hoyo para drenar y llénalo a dos terceras partes de su capacidad de composta o tierra.

Coloca las papas-semillas dentro de esa tierra, con los brotes hacia arriba. Y después llena el cubo casi hasta el borde con más composta o tierra. Coloca el cubo sobre unos ladrillos para que pueda drenarse, en un lugar donde reciba una cantidad razonable de luz. La temperatura ideal es de 10° a 15°C.

Una vez que las has sembrado, las papas pasarán por diferentes etapas. Primero les crecerán las raíces, después los tallos y las hojas, y al final las flores y los tubérculos. Pon más tierra alrededor de la base de las plantas en dos o tres ocasiones durante su crecimiento. Manténlas bien regadas, cada dos o tres días, sobre todo cuando comienzan a florecer. Cuando las hojas de la planta se hacen amarillas y comienzan a marchitarse, deja de regarla.

Por último, luego de dos o tres semanas ya tendrás pequeños tubérculos que se pueden cosechar. Si deseas papas más grandes tendrás que esperar otras cinco o seis semanas.