como-plantar-uva.jpg

Realizar una plantación de uva no es sencillo, pero  con una correcta orientación, se puede lograr. En primer lugar se debe tener en claro qué tipo de uva es el que se desea plantar. Están las de origen europeo y las híbridas.

Las primeras variantes son las indicadas para la fabricación de vinos del tipo californiano, en tanto las híbridas, son aquellas más resistentes alas épocas de frío y también a muchas enfermedades, especiales para fomentar su crecimiento en zonas donde las temporadas de crecimiento de uvas son más limitadas.

Las uvas se desarrollan óptimamente en suelos que dispongan de un buen sistema de drenaje, es por ello que lo mejor es que el suelo forme pequeños declives para así permitir que el agua corra y no se estanque pudriendo las raíces.

También necesitan de mucho sol, por lo que los solares donde plantará las vides, deben estar libres de cualquier obstáculo que interfiera con el sol. se desarrollan en suelos con un alto contenido de ácidos, de tener un bajo porcentaje de acidez, las uvas serán de tamaño más pequeño que el normal. Es muy importante la fertilización constante de los suelos en que se planten las vides para mantenerlas alejadas de cualquier tipo de afección o plagas que afecten su desarrollo.

Si se realizan plantaciones de uvas para producir vino, es necesario saber que las indicadas para este tipo de productos deben ser maduras y sanas. Las uvas que tengan algún tipo de enfermedad o prevengan de vides infectadas con parásitos o plagas, no producirán ningún tipo de vinos.

En el caso de producir uvas del tipo híbrido, estas son ácidas en su naturaleza, por lo que si son utilizadas para hacer vino, esa acidez puede cortarse con productos químicos que permitan reducir la acidez.