como-plantar-eucalipto.jpg

El eucalipto es una especie muy indicada para tener en los jardines, ya sea por su vistosidad estética como por su aroma inigualable. Es un tipo de árbol proveniente de Europa, a principios del siglo XVIII y además es una planta de uso medicinal especialmente aconsejada en afecciones relacionadas con el sistema respiratorio.

Si se desea plantar un eucalipto en el jardín de la casa es necesario tener en cuenta algunos puntos importantes. Estos árboles siempre tienen que estar ubicados en sitios al aire libre, tanto en verano como en épocas invernales.

Si las heladas son muy intensas es probable que especies como el Eucalyptus Globus no resista muchos días continuos de frío, en cambio el Eucalyptus Nitens puede tolerar sin problemas hasta 50 heladas al año. Necesitan mucha luz, preferentemente, que los rayos del sol le den directamente y en forma casi intermitente.

El suelo para plantarlos no necesita demasiados requisitos pero es aconsejable mezclar la tierra con otras de consistencia más arcillosa o con acidez neutra. Este tipo de árboles pueden también reproducirse al estilo Bonsáis, siempre que tengan los cuidados necesarios y especiales para ello.

Se lo conoce como un tipo de planta noble ya que no demanda cuidados intensivos. Su riego debe ser moderado en las épocas de invierno e intensificarse en las temporadas de calor. En cuanto a los sistemas de abono, no son demasiado exigentes, razón por la cual sólo un poco de abono, cada dos o tres meses, estará más que bien.

El tiempo ideal para realizar su poda es durante el período de máximo desarrollo del árbol, ya que de esta manera se evitará la perdida innecesaria de savia y, por tanto, también de energía. Los injertos o semillas deben plantarse durante primavera u otoño. Se deben utilizar las semillas que están esparcidas en el suelo y colocarlas cerca de una fuente de calor. De esta manera el fruto se abre y salen las semillas listas para sembrar.