como-plantar-orquideas.jpg

Las orquídeas son especies bellísimas que además de su valor estético han logrado formar un mercado de producción importante en el ámbito de la jardinería. Pero a la hora de cultivar este tipo de plantas con flores es necesario tener en cuenta algunos detalles fundamentales.

Los principales puntos a destacar para lograr un óptimo desarrollo de orquídeas son la ventilación, el riego, la luz y el abono de la tierra, entre otros. Las orquídeas demandan bastante aire durante su crecimiento, ya que la ventilación limita el riesgo de propagación de plagas, muchas veces producto de lugares cerrados, húmedos o invernaderos.

A la hora de regarlas es necesario saber que su consumo de agua está ligado a las condiciones particulares de cada plantación. Si las plantas están siendo desarrolladas en espacios aclimatados por estufas, en estos casos pueden pasarse varios días sin regarse. En cambio si crecen en un clima muy seco el suelo debe permanecer húmedo para que la humedad penetre en las paredes y aclimate favorablemente el ambiente.

Las plantas con poco tiempo de transplantadas necesitan un tratamiento especial ya que sus raíces aún no están bien afianzadas, razón por la cual no tienen un gran poder de absorción de la humedad. Es importante que en las plantaciones haya una buena corriente de aire ya que renueva el ambiente y les proporciona energía.

El abono de la tierra es relativo ya que si el riego, el ambiente y la tierra están bien cuidados no es necesario abastecerlas de abonos extras. En caso de hacerlo, deben ser en pequeñas dosis y tener en cuenta algunos puntos: durante la fase de descanso es recomendable no agregarle abono aunque sí en su etapa de crecimiento, ocasión en la que se recomienda abonarla cada 15 días.

En las épocas de invierno no es recomendable fertilizarlas ya que la actividad de las plantas se reduce con el frío. En cuanto a la luz solar necesaria para efectivizar su desarrollo, las orquídeas pueden crecer en la sombra, a media sombra o a plena luz. Si la planta tiene hojas duras y resistentes necesitarán más luz, pero su sus hojas son blandas y anchas demandan más sombra.

Los cuidados de las orquídeas son sencillos pero requieren de tiempo y de reparo en algunos detalles fundamentales.